domingo, 27 de enero de 2008

El dulce caramelo

Hoy acabo de ver "Caramel". Película ambientada en un salón de belleza de Beirut. Me llamó la atención que realizada en un territorio de conflicto nos hablase, sin embargo, del día a día y la rutina que también existe allí. Lo cotidiano de historias que pueden sucederle a cualquiera. La directora, Nadine Labaki, nos deslumbra con una fotografía, un color y luz que nos enseña un beirut que también late pese a lo gris de los acontecimientos que allí suceden. Nadine nos cuenta historias de mujeres que cambian, viven o que simplemente se conforman. Son sencillos pasajes de vidas normales.

"Caramel" es el título que la autora da a su filme, refiriéndose al caramelo que utilizan los salones de belleza libaneses. Que en vez de cera utilizan dicho dulce caliente para la depilación. Curioso método "agridulce". Casi tanto como las historias que ella nos cuenta...

17 comentarios:

neelam dijo...

Lo agrio y lo dulce es como una marea, cuando estás en la marea dulce todo va bien, la relación, el trabajo, la comunicación, el éxito...Estás en la cresta de la ola.
Irremediablemente la marea cambia y estás, en milésimas de segundo, en el otro lado, en la marea agria, en la marea baja...
La experiencia, y hoy lo estoy viviendo con toda su crudeza, me ha llevado a dilucidar que a veces lo agrio sirve para darte cuenta de actitudes que en la euforia de lo dulce, no puedo ver. Lo agridulce se convierte en algo duro de transitar, sin embargo complementario, necesario, descansado y hasta relajante...

¡Hasta donde llega el ingenio¡¡ ¡¡caramelo en lugar de cera¡¡
¡¡Todo por la estética¡¡

Habrá que ver esa película. Gracias Martina, tus comentarios siempre vienen a darme en la diana ¿será telepatía? Últimamente te dejas ver poco por esta ventana y te hecho de menos.
Besos

CastaDiva dijo...

Neelam, ¿no hay una filosofía que dice que para valorar la felicidad y lo bueno, necesariamente tenemos que ser desgraciados? (En otras palabras, pero viene a ser lo mismo).

En los momentos bajos siempre pienso: Ay que bien!!! De aquí solo puedo ir a mejor! Los optimistas somos así de gilipollas :)

Espero que pronto vaya la montaña rusa vertiginosamente cuesta abajo.

La película tengo muchas ganas de verla, Martina! Y no nos extrañemos, la última vez que fui a un centro de belleza hipermega chic de Madrid, me depilaron con miel!!!! Horrible. Debe ser muy parecido al caramelo ese.

martina dijo...

Neelam, Castadiva: Gracias por vuestros comentarios. Me encanta como una simple reseña de una película puede calar a veces tanto que nos sintamos identificados con ella. Os echo de menos a las dos.

Sensai dijo...

Este fin de semana la quiero ver, ya te contaré!

Happy weekend!

BUDOKAN dijo...

Hola, parece un film digno de ser visto. Tengo que confesarte que nunca había oido hablar del mismo hasta que lo citaste en el blog. A investigar! Saludos!

martina dijo...

Espero que te guste Budokan. Gracias por la visita.

Sensai dijo...

Martina, la he ido a ver este fin de semana y me ha gustado muchísimo. La sencillez, lo cotidiano y al mismo tiempo la complicidad y el humor de esas mujeres me encantó.

Besiños!

martina dijo...

Me alegro Sensai. Que ganas de verte!!!!!!

Sensai dijo...

Yo también tengo muchas ganas de verte!!! Ya queda muy poquito!!!

¿Cuando inauguran en el Reina la exposición de Picasso? Podíamos ir a verla!

martina dijo...

Ya está desde el 6 de febrero al 5 de mayo. Besitos!!!!

Anónimo dijo...

Yo también quiero veros

Sensai dijo...

Espíritu anónimo, como en la ouija, manifiéstate!
:)

martina dijo...

Anónimo: Con ese nombre ahora no caigo...

Anónimo dijo...

Pues muy fácil... alguien que os quiere mucho, mucho... Neelam

Sensai dijo...

Neelam! Yo también tengo muchas ganas de verte. Eso se arregla pronto ...

Juanjo dijo...

Pues yo también quiero verte, qué caramba!

Sensai dijo...

Cariño, ya se que andas desconectada de esto, pero pásate cuando puedas por mi casa virtual :) Tengo un regalito para ti!

Muackssss!!!