martes, 5 de mayo de 2009

Viaje a La Habana...


Foto: Marta Serrano.

La Habana es como una adolescente que está a punto de cambiar pero no se sabe hacia donde. La Habana es su gente, sus rincones, sus aceras pintadas por niños que juegan al béisbol y pisoteadas por la gente mayor. Te rindes ante sus bellos y decadentes edificios, martirizados, víctimas del tiempo que no perdona. La vida en La Habana llega con el viento del mar y se queda en la piel. Un mar que te espera en el Malecón para comerte en un abrazo...

6 comentarios:

Neelam dijo...

Precioso, poético y vivo tu comentario Martina. Esa mágnifica tierra y sus gentes, se merecen lo mejor. Esperemos que el cambio que se avecina le devuelva todo el esplendor sin tener que pagar un tributo demasido caro. La foto excelente ¿Pondrás más?
Cariños

marta dijo...

Te enviaré más fotos. Besitos por tu incondicionalidad.

Anónimo dijo...

Marta, me ha emocionado muchísimo. Cada día escribes mejor y haces unas fotos buenísimas. Tu sensibilidad y gusto artístico van a más y a mi me remueves con tanta belleza.

Muchos besos, princesa!

Pilar.

marta dijo...

Gracias por tus palabras. Éstas si que me emocionan a mi. Eres una gran amiga. Mil besos.

javier dijo...

La belleza de la foto es inmensa, pero se queda en nada en comparación con la de tu comentario.

Algo así me ocurría a mí en La Habana: una ciudad de belleza intensa, pero que se quedaba en nada en comparación con lo que estaba justo a mi lado.

marta dijo...

Me he quedado chiquitina con tu comentario. Yo creo que los viajes que te marcan no sólo es por el lugar, es también por con quien los compartes..