viernes, 4 de septiembre de 2009

Shanghai: La gran dama.



Fotografía: Marta Serrano.

Cuando llegas la urbe te engulle sin piedad. Millones de almas se agolpan en sus calles creyéndose invisibles. Ciudad mutante, la vida allí pasa vertiginósamente. Pero también sientes que te acoge enseguida. No sabes si te adaptas a ella o ella a ti. La gran dama de Asia odia que la comparen con otras ciudades como Nueva York. Ella reivindica su estilo propio...

9 comentarios:

javier dijo...

Qué bien escribes, Marta. Leo tus palabras y me parece como si hubiera estado allí y todo!!!

marta dijo...

Jajajajjaa. Xièxie!!!

Neelam dijo...

Extraordinaria foto Marta. ¿La Torre "Perla Oriental" es tan impresionante como se refleja en la fotografía? Si te subiste a algún mirador de la misma, cuenta la experiencia por favor. Como dice Javier ¡¡Me parecerá estar ahí mismo¡¡
¿Que tal los chinos? ¿Son tan "raritos" como se comenta?
Besazos y sigue regalándonos tus comentarios y tus fotos. ¡Es un disfrute¡¡
Besos

marta dijo...

Subí a la Torre Jin Mao y la vista era espectacular. El edificio es una mezcla de arquitectura moderna y tradicional ya que dicen que su forma es la de una pagoda escalonada.

Besitos!!!!!!!

Pilar dijo...

Marta, tu serie "Ciudades-Mujeres" es impresionante. Me encanta como hablas de Shangai preñada de almas.

La foto espectacular. Cada día me sorprendes más como escritora, como fotógrafa, como persona.

Un besito!!

marta dijo...

He tenido una buena maestra. Eres maravillosa.

budingpowell dijo...

Para un fotógrafo el motivo es importante, pero el motivo debe seguir ahí esperando de la luz que se desea. Esa imagen me sorprendió, creí hallarme delante de una escena de un film de ciencia ficción, una ciudad que sale al encuentro, para a continuación, hacerte creer que se derrumba. ese momento de nubes como una maldición sombría despliega lugares para la imaginación. Me gustó mucho Marta.

Saludos all around

marta dijo...

Gracias budingpowell. La verdad es que ese día el ambiente era tremendamente espeso. La humedad hacía que las nubes atrapasen como depredadores a los grandes edificios. No era una noche que pensase que podía conseguir una foto y en cambio Shanghai apareció tan hermosa...

heyamil dijo...

esplendida fotografia, me recuerda una que tome de un Getränkelieferant